Lectores Comprensivos

29 oct. 2010

Sin titulo


Sus ojos iluminaban el camino a seguir por las manos que acariciaban suavemente su piel. No podían ser otras manos las que tocaran el ardiente cuerpo desnudo de una dama en apuros.  Serian las manos de aquel que en algún momento había conquistado su corazón.
No era más de media noche y ya repetían una y otra vez su insaciable necesidad de sentirse cerca el uno del otro. Dejaron la realidad de lado y se centraron en la fantasía sin pensar ni un segundo en lo que pasaba fuera de las cuatro paredes que delimitaba su reducido mundo donde solamente reinaba el placer.
Pasaron horas y la noche pareció esfumarse. Se acercaba el alba y con ello la despedida de dos cuerpos perdidos en la distancia de dos mundos diferentes. 
Los primeros rayos de sol marcaron una huida por la ventana. El sol se alzó sobre el horizonte dando la bienvenida al adiós tan odiado. La despedida de almas destinadas a sufrir se hizo amarga sobre las calles de una ciudad que despertaba.
No hubo tiempo para derrochar. El último contacto de unos labios aun húmedos no fue suficiente para apagar la llama de dos corazones que desean pasar tiempo unidos.

1 comentario:

  1. "..Pasaron horas y la noche pareció esfumarse. Se acercaba el alba y con ello la despedida de dos cuerpos perdidos en la distancia de dos mundos diferentes.."
    todabia no me creo que escribas estas cosas..me encanta esta! alomejor algun dia te robo esa frase :)

    ResponderEliminar