Lectores Comprensivos

21 ene. 2011

Reflexionar es robarle segundos al tiempo

Angels on the moon - Thriving Ivory

4 ene. 2011

Has podido volar


Una tarde no muy alegre es lo que preveían ojos tristes tras la ventana, la lluvia estropea planes de adolescentes que desean invadir playas y jardines en busca de besos y caricias que aún no han probado. Las gotas de agua mojan los cristales y tú no puedes hacer otra cosa que ver como en la calle las puertas y ventanas se cierran, las abuelas abren los paraguas y otros corren en busca de un escondite.
La resignación te invade y sientes como el animo decae dando paso a unos instantes de reflexión. Tu mente se llena de enigmas, problemas aún no resueltos y situaciones solo posibles en mentes poderosas. Y te tiras en la cama,  sigues con tu reflexión. El universo se abre para ti y notas como tu cuerpo se eleva del colchón, dejas atrás la habitación y vuelas, las paredes no son límites en tu pensamiento.

El planeta se observa desde arriba y se hace imposible distinguir plazas y castillos, ni los más altos rascacielos importan. Te puedes percatar de amplias zonas verdes y grandes mares que cada vez se hacen más pequeños a medida que tú te adentras en un frío y vacío desconocido.
Puedes atravesar el oscuro firmamento pareciendo que este está desierto y dejando atrás los planetas que ahora se ven como canicas en el fondo de un bolsillo, puedes ver que las gigantescas estrellas no son más que pequeños focos perdidos en el fondo de un pasillo apagado y deshabitado. Y cada instante que pasa te sientes más lejos de ti mismo, aunque no prestas atención a la distancia que has establecido entre tu cuerpo y tu mente. Simplemente disfrutas del viaje.
Ya no existe resignación y el ánimo perdido se convierte en júbilo, los ojos se entornan dando paso a la admiración. Sientes que tu cuerpo se llena de energía y el asombro por algo nuevo es cada vez mayor. 

Definitivamente has perdido mucho tiempo buscando algo que te llenara tanto por dentro, has necesitado un respiro que te catapultara hacia lo más alto y así poder soñar con algo sin igual.